El 16 mayo ¡a la calle! exigiendo compromiso y presupuesto para el Pacto contra la Violencia Machista

15 de mayo de 2018 | 32 lecturas



El 16 de mayo organizaciones de mujeres de todo el Estado, convocan más de 70 movilizaciones en diversas ciudades españolas, en todas ellas existe un grito unánime “COMPROMISO=PRESUPUESTO”. No hay un compromiso real para luchar contra la violencia machista si no viene acompañado de presupuesto, de dinero que haga efectiva las medidas concretar para acabar con este mal endémico en nuestro país.


Es la dotación presupuestaria la que define el grado de compromiso de los Gobiernos, porque las promesas son gratuitas, las declaraciones de intenciones no tienen coste; pero el compromiso y la voluntad política real queda radiografiado con nitidez a su paso por la vinculación presupuestaria.

Desde el Área de la Mujer y desde el conjunto de Izquierda Unida, os animamos a participar en las manifestaciones y concentraciones que están convocadas para el miércoles 16 de mayo, en Sevilla, habrá una concentración a las 7 de la tarde en la Subdelegación del Gobierno en la Plaza de España (Torre Norte), porque es imprescindible que se escuche un voz unánime de la sociedad exigiendo una implicación real de todos los Gobiernos (estatal, autonómicos, locales,…) en las políticas de igualdad y contra la violencia hacia las mujeres. Tenemos que trasladar un mensaje claro de que las mujeres no vamos a consentir que se nos siga intentando engañar con declaraciones vacías de compromiso y presupuesto.

Por eso es imprescindible recordar que el Pacto de Estado ha sido una gran decepción, lo que pudo ser un buen instrumento para aunar esfuerzos políticos e institucionales en la lucha contra esta vulneración extrema de los derechos humanos de las mujeres, se convirtió, la convirtieron -el Gobierno y los Grupos Parlamentarios que mayoritariamente lo apoyaron- en una mera foto. Un Pacto que no ha sido capaz de comprometerse con una reforma profunda de la Ley Integral contra la Violencia.

Este Pacto de Estado, se siguen ciñendo –anacrónicamente- a la mal llamada “violencia doméstica”, negando el carácter integral y estructural de la violencia contra las mujeres, obviando sistemáticamente la necesidad de abordar la violencia de género con medidas transversales que acometan todas las formas en que la violencia machista se manifiesta: agresiones sexuales, prostitución, vientres de alquiler, custodia impuesta, violencia económica, discriminación laboral y salarial, etc.

A este Pacto le han negado una planificación institucional basada en la prevención, sensibilización y detección de la violencia y que asegure garantías y derechos, desde una red amplia – sectorial y territorialmente- que garantice el acceso a todas las mujeres en situación de violencia, sea ésta cual sea. No ha supuesto un paso sustancial en cuanto a las garantías, recursos y servicios a disposición de las mujeres en situación de violencia machista, porque se sigue derivando en ellas la responsabilidad de la denuncia, en muchos de los casos.

Las medidas aprobadas en los diferentes documentos que componen el Pacto, no dejan de ser una recopilación de medidas ya reconocidas, normativa o reglamentariamente o a través de los protocolos existentes, que o no han sido implementadas correctamente o que los distintos Gobiernos ni tienen/ni han tenido la voluntad de llevar a cabo; en la mayoría de los casos porque no estaban dispuestos a destinar los recursos necesarios.

El Pacto de Estado, carece de un compromiso presupuestario concreto, propuesta a propuesta como fue exigido por Izquierda Unida, como uno de los requisitos esenciales para poder suscribirlo. El PP se negó a esta solicitud, pero el resto de los grupos parlamentarios, incluido el PSOE, tampoco apoyaron esta propuesta de detallar propuesta a propuesta sus necesidades económicas, su compromiso presupuestario; se quedaron satisfechos con la formulación “los Presupuestos Generales del Estado destinarán a cada una de las administraciones, en el ámbito de sus competencias, la cuantía económica necesaria para el desarrollo o ampliación de las medidas contempladas en el Pacto”.

Finalmente se acordó un compromiso presupuestario de 200 millones anuales, sin detallar, ni vincular a propuestas concretas; presupuesto, además, claramente insuficiente. Esta falta de dotación, unido a la falta de vinculación, junto a la negativa también del Gobierno y de muchos de los grupos parlamentarios firmantes, de que se estableciera un calendario detallado de compromiso de puesta en marcha y ejecución de cada una de las propuestas, has sido la mezcla perfecta para que el ya devaluado Pacto de Estado, ni tan siquiera haya sido implementado mínimanente.

Mañana saldremos a las calles a exigir que el Gobierno central incluya en los Presupuestos Generales del Estado, como mínimo, lo comprometido, pero también exigiremos un compromiso real y dotación presupuestaria dignas, por parte de todas las instituciones y todos los gobiernos. Necesitamos Presupuestos que tengan la voluntad real de cambiar la vida de las mujeres, de vivir en sociedades libres de violencia patriarcal, donde ser mujer no signifique tener limitadas tus opciones, ni mediatizada tu vida por la violencia patriarcal de la que somos objeto. Por todo ello y por muchas mas razones, el 16 de mayo llenaremos las calles de protesta y reivindicación.




moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Izquierda Unida es un movimiento político y social que se conforma en una organización, política y jurídicamente soberana, cuyo objetivo es transformar gradualmente el sistema capitalista económico, social y político, en un sistema socialista democrático, fundamentado en los principios de justicia, igualdad y solidaridad y organizado en forma de un Estado de Derecho federal y republicano CONSEJO PROVINCIAL
Aviso Legal
Licencia Creative Commons
IUELVISO.org se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 España.